Espondilitis anquilosante crónica Dolor y salud mental

Si bien este trastorno reumático puede causar fatiga, deterioro del funcionamiento y dolor de cuello, cadera y espalda, las personas diagnosticadas con AS también tienen un mayor riesgo de depresión y ansiedad.
Para los 300 000 estadounidenses diagnosticados con AS, el manejo de los síntomas de la enfermedad, especialmente el dolor, puede afectar su calidad de vida.
Por eso es importante hacer de la salud mental una prioridad si vive con AS. Aunque esta condición a veces puede ser difícil de manejar, hay muchas cosas que puede hacer para abordar activamente sus problemas de salud mental para disminuir el impacto psicológico.
Si su salud mental se ve afectada por el dolor crónico de la espondilitis anquilosante, no está solo. Siga leyendo para obtener más información sobre la EA, la salud mental y cómo buscar apoyo.
Un estudio de 2020 de 161 personas diagnosticadas con AS encontró que los participantes informaron haber experimentado un dolor intenso más del 50 por ciento del tiempo que afectaba su funcionamiento diario.
Como resultado de esta angustia, los participantes de la encuesta informaron angustia psicológica "extremadamente grave", es decir, sentimientos de depresión y ansiedad.
Si está lidiando con la depresión y la espondilitis anquilosante, no está solo, según un estudio de 2019. De los 245 pacientes, se encontró que el 44 o el 18 % probablemente padecían depresión.
Si bien la depresión está asociada con factores de la vida (como el empleo y los ingresos) y factores relacionados con la enfermedad, los investigadores descubrieron que el dominio, o cuánto control tiene una persona sobre su vida y su enfermedad, juega un papel importante.
Un estudio de Corea del Sur de 2019 mostró que las personas con espondilitis anquilosante tenían un riesgo 2,21 veces mayor de desarrollar síntomas depresivos que la población general.
Puede estar relacionado con el empeoramiento de los síntomas de la EA: cuanto más graves sean los síntomas, mayor será el costo de la enfermedad para su salud y bienestar mental.
Los síntomas graves de AS pueden dificultar las actividades cotidianas, como conducir o trabajar, socializar o salir con amigos.
Hay muchas cosas que puede hacer para ayudarlo a controlar los efectos de AS en su salud mental. Aquí hay algunas opciones para considerar:
Dependiendo de la gravedad de sus síntomas, es posible que deba hacer algunos cambios en su estilo de vida para satisfacer mejor sus necesidades. En primer lugar, la comodidad es importante, especialmente donde pasa la mayor parte del tiempo.
Por ejemplo, si AS está afectando su trabajo, es posible que desee hablar con su gerente sobre la creación de un entorno de trabajo más cómodo, por ejemplo, a través de equipos ergonómicos.
Sentirse cómodo en su entorno y, lo que es más importante, tomar medidas para evitar el dolor, es esencial para controlar su salud mental y su calidad de vida en general.
También es importante ser honesto acerca de sus sentimientos con sus amigos, familiares y seres queridos. De esta manera, cuando realicen actividades grupales o se reúnan, pueden socializar de una manera que tenga sentido para su nivel de dolor o síntomas actuales.
No existe un enfoque único para la planificación del tratamiento, especialmente cuando se trata de salud mental.
Si está deprimido y ansioso debido al dolor de AS, discuta sus inquietudes con su médico para determinar las opciones de tratamiento.
Para algunos, la terapia de conversación tradicional y la medicación pueden ser útiles, mientras que otros pueden optar por un enfoque holístico o alternativo para controlar los efectos en la salud mental del dolor crónico de la EA.
Si la depresión o la ansiedad interfieren con su vida o sus actividades diarias, es posible que desee considerar buscar apoyo profesional con la ayuda de un psiquiatra, un trabajador social o un consejero de terapia de conversación, así como con su médico de atención primaria o reumatólogo.
Al igual que los médicos, los psicólogos y los trabajadores sociales pueden especializarse en trabajar con ciertos tipos de pacientes. Busque personas en sus perfiles o currículums que digan que se especializan en dolor crónico o enfermedades crónicas.
Cuando llame para hacer una cita, también puede preguntar sobre la experiencia de la persona con dolor crónico o incluso AS.
También puede buscar grupos de apoyo de AS, que puede encontrar en línea o a través de su hospital local. Conectarse con otras personas que están pasando por la misma experiencia puede ayudarlo a sobrellevar la situación, lo que a su vez puede tener un impacto positivo en su salud mental.
Si AS lo desanima, intente dedicar tiempo a hacer cosas que disfrute, ya sea ver su película favorita, dibujar, escuchar música o leer un buen libro al aire libre.
Establecer límites también es una forma de cuidado personal. Hablar con amigos, familiares y colegas y hacerles saber cómo se siente y cuáles son sus límites puede ayudarlos a comprender mejor su condición.
Cuidarse a sí mismo puede ayudarlo a controlar el estrés, aumentar su energía y también identificar patrones emocionales que pueden ayudarlo a comprender cómo se siente la depresión o la ansiedad.
Para la mayoría de las personas con la enfermedad, los efectos de la espondilitis anquilosante van más allá del dolor físico. Ser diagnosticado con AS aumenta el riesgo de desarrollar sentimientos de ansiedad o depresión, pero eso no significa que no haya soluciones.
Hay muchas cosas que puede hacer para controlar e influir positivamente en su salud mental, como buscar apoyo profesional o practicar el cuidado personal.
Si le preocupa la depresión o la ansiedad debido a AS, comuníquese con su médico para analizar sus necesidades y desarrollar un plan de tratamiento adecuado para usted.
Para adquirir conocimientos sobre la espondilitis anquilosante después del diagnóstico, infórmese sobre los especialistas, el tratamiento, la cirugía y más.
Obtenga más información sobre las opciones de tratamiento para la EA, incluidos los medicamentos y las alternativas más allá de los ensayos clínicos.
La resonancia magnética es una herramienta que se utiliza para evaluar, diagnosticar y controlar la espondilitis anquilosante (EA). La resonancia magnética es más sensible a los cambios inflamatorios que las radiografías.
La pérdida o aumento de peso puede ser el resultado de los síntomas o el tratamiento de la espondilitis anquilosante. También puede afectar los síntomas y el tratamiento. Obtenga más información aquí.
Descubra ocho opciones de estilo de vida, como una mala postura y fumar, que pueden empeorar los síntomas de la espondilitis anquilosante. Obtenga consejos para una salud más saludable...
La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que puede causar inflamación de la columna vertebral y provocar discapacidad. Obtenga información sobre los síntomas, el diagnóstico y…
El vértigo puede ser causado por una variedad de condiciones, algunas de las cuales pueden ser más comunes que el promedio en pacientes con AS.
La espondilitis anquilosante (EA) es un tipo de artritis que afecta principalmente a la zona lumbar. Sin embargo, la EA también afecta a otras partes del cuerpo. Aquí hay 10...
Si su colitis ulcerosa no se trata bien con medicamentos, puede provocar complicaciones graves. Aprenda cuándo la CU es una emergencia y los signos que debe tener en cuenta...


Hora de publicación: 20-abr-2022